Cómo cortarle las uñas a tu gato

Cómo cortarle las uñas a tu gato

Jugar con un cachorro es una experiencia maravillosa, tierna y divertida. Sin embargo, cuando se trata de gatitos, pronto aprendemos una dura verdad: tener un gato significa tener las manos constantemente cubiertas de arañazos. Y, lamentablemente, en ocasiones hasta el mobiliario de nuestro hogar puede sufrir por la presencia de un gato, que podría estropearlo o acabar por clavarle las uñas.

Para solucionar este problema, muchos compran varias superficies y postes rascadores para su gato, mientras que otros optan por una opción que puede parecer más «drástica», pero que en realidad no es tan problemática: veamos juntos cómo cortarle las uñas a tu gato. gato.

Cómo cortarle las uñas a tu gato y sobrevivir

Por lo que recuerdo, a mi madre siempre le aterraba cortarle las uñas a nuestro gato. Y, de hecho, la idea de pasar por este procedimiento puede ser muy nerviosa.

Los gatos, de hecho, saben usar muy bien sus uñas y, mientras intentamos recortarlas, podríamos ser víctimas de esas afiladas garras nosotros mismos. Para evitar esta desafortunada eventualidad, aquí tienes algunos consejos que te explicarán paso a paso qué hacer para lograr cortarle las uñas a tu gato de la mejor manera.

Cómo saber si tu gato necesita un corte de uñas

tus-uñas-de-gato

Primero, antes de embarcarse en esta aventura, debe comprender si su gato realmente lo necesita. De hecho, no siempre es necesario cortarle las uñas a tu gato. Por ejemplo, la mayoría de los gatos que viven al aire libre por lo general no lo necesitan, porque ellos mismos se «liman» las uñas trepando árboles u otras superficies. Y, como a veces tienen que defenderse de otros animales, es mejor que siempre tengan las uñas afiladas.

Los gatos que viven en apartamentos, por otro lado, pueden necesitar mantener sus uñas cortas y en buenas condiciones, por lo que el estado de estas últimas debe revisarse regularmente. En cualquier caso, por regla general, el principio de dotar a tu gato de una superficie sobre la que arañar las uñas es siempre válido, de esta forma evitarás arruinar tus muebles y garantizar una mejor salud.

¿Con que frecuencia debo cortarle las uñas a mi gato?

La respuesta correcta a esta pregunta es en realidad: depende. Depende tanto de ti como de tu gato. Cortar las uñas de un gato cada 6 a 8 semanas evita que se desarrolle la punta más afilada. Si tu gato es mayor o padece dolencias como la osteoartritis, harías bien en revisar el estado de sus uñas cada 2 meses y recortarlas según sea necesario. Por eso, cortarle las uñas a un gato es algo serio y a veces necesario, aunque muchos lo subestiman.

Pero si la idea asusta, no se preocupe. Gracias a esta guía te echaremos una mano y te explicaremos cómo hacerlo.

Cómo cortarle las uñas a tu gato

Crea la atmósfera adecuada

Crea la atmósfera adecuada

Si quieres hacer tu vida más fácil en el futuro, lo mejor es que comiences a cortarle las uñas a tu gato desde pequeño para que se acostumbre a este proceso. Elija un área de la casa tranquila y sin distracciones. Elegir el momento adecuado también es fundamental: sería mejor cortarle las uñas a tu gato cuando esté muy relajado o, mejor, medio dormido (por ejemplo después de haber comido mucho).

Si a tu gato le gusta estar en tu regazo, aprovéchalo y déjalo sentarse cómodamente en tu regazo, ya que esta posición puede ayudar. Asegúrese de que no se distraiga con el movimiento, el ruido u otros animales (como pájaros fuera de la ventana), de lo contrario no permanecerá quieto y relajado.

Sostenga las patas de su gato por un tiempo

Toma una de las patas de tu gato entre tus dedos y masajea suavemente durante unos segundos. Si siente que él quiere alejarla de usted, siga sus movimientos sin presionar demasiado. Mantenga un contacto físico suave y gentil. Cuando tu gato esté tranquilo y quieto, presiona suavemente el centro de la pata, donde están las esteras mullidas, y verás que salen las uñas.

Si su gato parece molesto por esto, tranquilícelo con comida, tal vez con un refrigerio especial. De esta manera, se creará gradualmente una asociación positiva en su mente. Es recomendable repetir esta operación durante unos días, hasta que el gato se acostumbre, en lugar de intentar cortarse las uñas impulsivamente sin previo aviso.

Acostumbra a tu gato a la maquinilla

Antes de cortarle las uñas a tu gato, debes acostumbrarlo al cortaúñas. Los gatos sospechan naturalmente de la novedad, y un objeto nuevo debe ser observado, olido y examinado antes de que se considere seguro. Para crear una asociación positiva, también puede colocar un bocadillo, comida o refrigerio encima del cortaúñas.

Algunos dueños de gatos han inventado un buen truco: delante del gato usan el cortaúñas para cortar espaguetis. Puede parecer extraño, pero de esta forma el gato se acostumbra al movimiento y ruido que produce el instrumento.

Tenga cuidado de no cortar la carne viva

No te preocupes, si cortas las uñas de tu gato correctamente no sentirá absolutamente nada, ninguna molestia ni dolor. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado: no corte la parte rosada de la base de la uña, porque debajo hay vasos sanguíneos y carne viva.

Esta parte es muy sensible y si la rompes probablemente comenzará a sangrar y podrías lastimar a tu gato. Por lo tanto, tenga mucho cuidado y corte solo 1-2 milímetros de la uña. Si accidentalmente corta demasiado y termina cortando carne viva, asegúrese de tener un poco de polvo hemostático (o barra) a mano para detener el sangrado.

Empiece a cortar despacio, con cuidado

Antes de comenzar a cortar, asegúrese de que el gato esté relajado y no mire sus manos para que no se inquieten. Presione el centro de la pata para que salgan las uñas. No te apresures. Tómate tu tiempo para mirarte las uñas, comprobar dónde termina la carne viva (la parte rosada en la base de la uña) y luego, con calma, corta la parte afilada. Si su gato no tiene reacciones, puede proceder con otra uña.

Por lo general, se pueden cortar un par de uñas antes de que el gato se moleste. Puede tratar de mantenerlo callado con comida, pero no lo obligue a seguir adelante si no quiere. Con el tiempo, se acostumbrará a este procedimiento y es posible que pueda limarse todas las uñas en una sola sesión.

Si no puede, póngase en contacto con un profesional.

Si no puede estar relajado y la idea de cortarle las uñas a su gato sigue aterrorizándolo, busque la ayuda de un profesional de peluquería de mascotas. Vale la pena gastar unos dólares en lugar de arriesgarse a lastimar a tu gatito (¡o hacer que tu gatito se convierta en un tigre y te lastime!).

Cosas que NO debes hacer al cortarle las uñas a tu gato

hqdefault 42

Tenemos cómo cortarle las uñas a un gato, ahora veamos brevemente algunas cosas que absolutamente no debes hacer. Si tu gato se resiste demasiado a esto, nunca debes asustarlo, regañarlo o castigarlo, ya que esto crea una asociación negativa en su mente y hará que sea cada vez más difícil para ti tratar de cortarle las uñas. No continúe si su gato parece agitado. Asegúrese de tener suficiente tiempo para terminar el procedimiento, no debe apresurarse ni apresurarse.

No asuma que podrá cortarle todas las uñas a su gato a la vez, puede ser necesario varios intentos. Otro consejo: no uses tijeras para completar el procedimiento: no son aptas para las uñas de los gatos y pueden no cortar bien.

En su lugar, use un cortaúñas y asegúrese de que la hoja esté afilada y no esté dañada. Por último, no cortes las uñas de tu gato con demasiada frecuencia y ten siempre superficies especiales en las que pueda meterse las uñas (rascadores o similares).

Preguntas frecuentes

 ¿Es realmente necesario cortarle las uñas a mi gato?

No siempre. Muchos gatos, de hecho, se cuidan las uñas por sí mismos, especialmente si viven fuera de casa o al aire libre. En este caso, lo mejor es no cortarse las uñas ya que las necesitan para trepar y defenderse. En otras situaciones, sin embargo, puede ser necesario cortarle las uñas a tu gato.

 ¿Qué pasa si no le corto las uñas a mi gato?

A veces, si las uñas de un gato no se cortan con regularidad, pueden hundirse y encarnarse, causando un dolor severo al gato. Además, no limar las uñas de sus mascotas puede ser peligroso: de hecho, podrían rayarlo o dañar muebles y cortinas.

 ¿Cómo le corto las uñas a mi gato si se rebela?

Puedes intentar envolver suavemente a tu gato dentro de una toalla (¡como un burrito!) Y sacar suavemente una pata a la vez. De lo contrario, puede pedir ayuda a alguien. Si tiene miedo de lastimarse o lastimar a su gato, consulte a un profesional.

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar